Compañía Lírica Ernesto Lecuona

Este fin de semana la magia del arte lírico cubano nos embriagó. Desde la maestría y profesionalidad de la Compañía Lírica Ernesto Lecuona, de la provincia occidental Pinar del Río, primera de su tipo fundada en Cuba después de 1959, nos llegó lo mejor de una cultura que nos identifica y realza las esencias, las raíces de la cubanía mezclada con el toque del tambor africano y las cuerdas de la guitarra española.
Entre zarzuelas, operetas, comedias musicales, bailes tradicionales, palpitando al compás de las voces que interpretaron en la escena, desde el canto, el teatro y la danza, a Cecilia Valdés, María la O, Tres lindas cubanas, Oye como suenan las chancletas, El punto cubano, y otros temas más contemporáneos, y géneros foráneos como el rock and roll, disfrutamos de la riqueza lírica y el talento.
Vibraron nuestras cuerdas al unísono que la de sus tenores, bailaron nuestros cuerpos junto a la cadencia de los cuerpos mayoritariamente jóvenes, se escaparon nuestros aplausos de forma ilimitada como la alegría en nuestros corazones.
Cuando cerró el telón quisimos seguir disfrutando de su arte, por eso esperamos una vez más el regreso a la ciudad del Golfo, e invitamos a la Rodrigo Prats de Holguín y al Teatro Lírico Nacional de Cuba a invadir con su virtud y exquisitez a esta ciudad de mar, para que sintamos en la piel las miles sensaciones que despierta esta música lírica autóctona.
Y para que en sus voces podamos rendir honores desde el Teatro Manzanillo a grandes compositores como Moisés Simons, Ernesto Lecuona, Jaime Prats, Félix B. Caignet, Rodrigo Prats y Gonzalo Roig, y otros que engalanan con su productiva vida el pentagrama sonoro de esta Isla musical por excelencia.
Es esta una de las riquezas cubanas, la que nace de las voces e instrumentos musicales, que desde uno u otro género sonoro la encumbran y le hacen conquistar a miles por el mundo.
¿Cómo no amar la música y originalidad del arte cubano?

Anuncios