¡Amor es que dos espíritus se conozcan, se acaricien, se confundan, se ayuden a levantarse de la tierra, se eleven de ella en un solo y único ser; nace en dos con el regocijo de mirarse; alienta con la necesidad de verse. Concluye con la imposibilidad de desunirse! No es torrente, es arroyo; no es hoguera, es llama; no es ímpetu, es paz.                                          José Martí

Anuncios